jueves, 6 de noviembre de 2008

Poder judicial

Debemos elegir como mínimo:

Un organo de gobierno para los jueces, de modo que no estén a las órdenes del gobierno o el parlamento; forma única de que haya separación de poderes.

Un tribunal que vele por el cumplimiento de la constitución, que debe ser, evidentemente independiente de todo lo demás.

Un defensor del pueblo, que se dedique a denunciar lo que vea ilegítimo cuando el pueblo por ignorancia, apatía o falta de medios no pueda hacerlo.

Un fiscal general del estado totalmente independiente que dirija el ministerio fiscal de la mejor manera posible.

Un tribunal superior, el Tribunal Supremo, donde terminen todos los recursos y apelaciones, es evidente que debe existir; pues, de otro modo una sucesión de apelaciones no tendría fin, aunque no es necesario apelar hasta llegar hasta este tribunal.

Si nos garantizamos la independencia de estos 5 entes entre sí y para con los demás poderes del estado, nos garantizamos la independencia del poder judicial.

2 comentarios:

Balian dijo...

Una de las formas más efectivas y radicales que a mi juício se podrían poner en práctica para garantizar la independencia y eficacia del Poder Judicial, es la dotación para esta administración, de un presupuesto propio. Lo mismito que nos pasa a todos en nuestra vida, que nos independizamos cuando tenemos nuestra propia financiación.

Un saludo

Alejandro Villuela dijo...

Cierto, el consejo genenral del poder judicial, encargado de gobernar este poder, deberia tener su propio dinero.